Just another WordPress.com weblog

"Siempre supe -dijo su madre- que Maximiliano iba a morir como Mártir a raíz de un evento extraordinario de su niñez, pero no recuerdo si el hecho sucedió antes o después de su primera confesión. Una vez no me agradó algo que hizo y le dije: Hijo mío no se qué va a ser de ti. Después de eso no volví a pensar sobre mi observación, pero advertí enseguida que mi niño cambió tanto que era irreconocible. Teníamos un altarcito en un lugar reservado de la casa, en el que empezó a ocultarse con frecuencia. En general, su comportamiento parecía más maduro que sus años. Era siempre reflexivo, serio, y rezaba con lágrimas en los ojos. Me vino la preocupación de que podría estar enfermo y le pregunté ¿qué te está pasando?, insistí: tienes que decirle todo a mamá, temblando y con lágrimas en los ojos me dijo: cuando tú me dijistes ¿qué será de ti? recé con insistencia a Nuestra Señora para que me dijera qué sería de mí, y luego en la Iglesia recé otra vez, entonces se me apareció la Virgen Madre teniendo en sus manos dos coronas, una blanca y otra roja, me miró con amor y me reguntó con amor si me gustaría tenerlas. La blanca significaba que yo me conservaba puro, y la roja que llegaría a ser Mártir. Entonces contesté que sí, que las quería, entonces la Virgen me miró tiernamente y desapareció. Ahora cada vez que voy a la Iglesia contigo y papá – me dijo – me imagino que no son ustedes dos los que van conmigo sino San José y Nuestra Señora".
 
 
Padre Kolbe nació en Zdunska Wola, Polonia, el 8 de Enero de 1894. Dedicó su vida íntegramente a la Inmaculada, le fundó una ciudad en su honor, donde convivían frailes, e hizo extensos viajes por todo el mundo llevando el amor de María por los caminos que él recorría. Era un hombre sencillo, humilde, que desde muy niño aceptó el sufrimiento que le trajo una grave enfermedad y se lo entregó a Dios, como lo hizo con todos los aspectos de su vida. Utilizó diversas herramientas y medios de comunicación para divulgar la palabra. Fue detenido varias veces por los Nazis, hasta que el 28 de Mayo de 1941 fue transferido al campo de concentración de Auschwitz como el prisionero número 16.670, allí se encontraba un padre de familia Francisco Gajowniczek condenado a muerte, y el Padre Kolbe decidió dar su vida por él, ofreciéndola a cambio de la suya. Luego de mantenerse vivo después de dos semanas en el "búnker de la muerte", recibe el 14 de Agosto de 1941 una inyección letal que acabaría con su vida. El 10 de Octubre de 1982 Juan Pablo II lo canoniza en presencia de Francisco Gajowniczek.
Padre Kolbe es todo un ejemplo de vida, no sólo por haberla entregado a Dios, y haberla ofrecido para salvar a otro hombre sino que en cada uno de los momentos de su existencia ha vivido aceptando la Voluntad Divina, tanto en las alegrías como en los sufrimientos, llevando la esperanza allí adonde sólo había oscuridad, ofreciendo todo su ser a María, y compartiendo esta gracia con todos aquellos que tuvieron el gran honor de conocerlo.
es para mí mi gran ejemplo de cómo misionar en la Fe y entiendo el inmenso amor a María, porque es el mismo que siento yo.
 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: